RESERVA NATURAL
PARQUE FRANCISCO TAU

Bell Ville - Cba - Arg.

 

 

¿Qué es la Reserva Natural “Parque Francisco Tau”?

El Parque Francisco Tau es un relicto, es decir, un área testigo, de la provincia biogeográfica - o bioma- del Espinal, extenso bosque que formaba un arco alrededor de la pradera pampeana, incluyendo el “parque mesopotámico”.
El lugar debe su nombre a Francisco Tau (1839 – 1921), hombre público de destacada actuación en Bell Ville, a cargo del municipio entre 1901 y 1903, y posteriormente jefe político el Departamento Unión. Tau era propietario de importantes extensiones de tierra en las provincias de Córdoba y Buenos Aires, entre ellas los terrenos situados a orillas del río Ctalamochita, que por su voluntad eran de uso recreativo para los pobladores de Bell Ville.
El Parque es un espacio verde público desde 1942, en que la provincia lo adquirió a los sucesores de Tau, con el fin de mantenerlo como reserva, y para evitar el peligro de que sus propietarios lo destinaran a otros usos con fines de lucro. El fin principal de la expropiación del Parque fue "conservar este lugar estratégico, como verdadera reliquia de nuestra flora, para el pueblo en general y especialmente para los niños de Bell Ville". Ya en ese entonces se conocía y valoraba claramente su importancia.
El Parque es propiedad del Municipio desde 1972, año en que fue transferido por el Gobierno de la Provincia.
Entonces y ahora, los responsables de su cuidado y conservación somos nosotros, los habitantes de Bell Ville.
Un enfoque que predominó en la década de los años '70 puso el énfasis en el uso recreativo y en la dotación de infraestructura con ese fin. El corte de césped (estrato herbáceo) se fue extendiendo para mayor comodidad de los visitantes. Pero, paralelamente al aspecto más "prolijo" del "monte" (como entonces se le llamaba) ocurrió que aumentaban los claros, espacios en los que no había sombra, en los que se implantaron variadas especies exóticas con fines ornamentales: coníferas, ligustros, yucas y otras.
En la década del '80 se registran cambios en la opinión pública: tienen inicio en la creciente inquietud de vecinos que notan problemas tales como la superabundancia del clavel del aire y la ausencia de árboles jóvenes. En l984, un equipo multidisciplinario de la Universidad Nacional de Córdoba, convocado por el Municipio, realiza estudios sobre "factores que inciden en la presencia de claveles del aire" y "estructura de la vegetación arbórea del Parque Tau", redactando como conclusión una Propuesta de manejo. En ella se destacan particularidades del Parque que lo hacen relevante a nivel provincial y aun nacional.
A partir de estos acontecimientos, parte creciente de la población asume una nueva mirada, que pone el acento en las características naturales del parque, y enfatiza que allí reside su valor, más que en las "mejoras" que pudieran efectuarse. "En realidad - se sostiene- "lo mejor del parque es que no ha sido cambiado demasiado como bosque natural, que representa un ecosistema único, con flora y fauna nativas, y esto es lo que debe preservarse". Así, se promovieron jornadas de reforestación con especies autóctonas, y se alentaron todas las actividades educativas y recreativas de bajo impacto ambiental. Con frecuencia, se generaron debates sobre un abanico variado de propuestas: desde el conservacionismo extremo, que llegó a imaginar un ecosistema originario reconstituido, reponiendo variedades animales extinguidas y reduciendo al máximo la intervención humana, hasta otras que continuaban la óptica de los '70, infravalorando los aspectos naturales y sobrevalorando las obras que cambiaban y "mejoraban" al parque, aunque incluyeran la extracción y reemplazo de sus especies autóctonas.
La legislación producida por esos años da cuenta de una posición intermedia, conciliadora, que gira en torno al uso racional:
"el Parque Municipal (...) requiere especial cuidado y conservación, y ésta tiene que armonizarse con el uso a fin de que toda la Comunidad y las generaciones por venir puedan disfrutarlo y estudiarlo" (Ordenanza 089/84)
"Declárase al Parque Municipal Francisco Tau Patrimonio Ecológico Inalterable de la ciudad" (...) "toda obra de infraestructura o modificación de condiciones (...) deberá ser aprobada previamente por ordenanza" (Ordenanza 433/89)
Con el paso del tiempo, en los '90 y comienzos del nuevo siglo, continúan las visiones contrapuestas:
Desde la legislación provincial, se declara al Parque "Reserva Natural" (Ley 7999), y en el ámbito local se confirma la declaración de "Patrimonio Ecológico Inalterable" (Carta Orgánica de la ciudad de Bell Ville). A la vez, a través de concesionarios privados se realizan acciones discutidas, como la implantación de especies exóticas o la extracción de algunos árboles autóctonos.
Pese a todo, podríamos caracterizar a esta última etapa como de "búsqueda de consensos", estableciendo acuerdos que permitan conciliar puntos de vista sólo aparentemente opuestos. Ya nadie puede ignorar que el Parque Tau es valioso como espacio natural y única reserva urbana del Espinal existe para ser disfrutado y aprovechado por la población, presente y futura.
Las dos visiones pueden y deben compatibilizarse, traduciéndose en acciones efectivas y coherentes. Éste es el desafío actual.

 

 

Se trata de una reserva natural de 45 hectáreas relicto del bosque “El Espinal” y tiene como particularidades ser el único bosque de la llanura cordobesa situado en el mismo centro de una ciudad, posee árboles autóctonos varias veces centenarios (algarrobos, talas, chañares, espinillos, moradillos). tal parque natural se ve hermoseado por los meandros del río Ctalamochita en donde se encuentra el Balneario Paso de la Arena , y zonas de camping.

Se constituye en un refugio para la vida silvestre de la región, en especial las aves (no menos de 50 especies) que habitan el parque y se desplazan por la ribera del Río Ctalamochita.

Además el área “ La Rinconada ” suma a las especies arbóreas mencionadas, plantas arbustivas y enredaderas que le dan un valor agregado al paisaje.

El Parque Francisco Tau es un espacio especialmente querido por los vecinos de la ciudad, lugar de afectos, de recreación, de reunión de familias y de amigos.

 

El Parque Tau primeramente fue declarado Reserva Autóctona ecológica municipal, en la actualidad es también parte del sistema de áreas naturales protegidas de la provincia de Córdoba.

 

 

 

Rebeca Quetglas es la guardaparque del Parque Tau

El Dpto. Ejecutivo municipal designó a la ingeniera agrónoma Rebeca Quetglas como guardaparque del Parque Francisco Tau.

Cel. 15666005

 

¿Qué características tiene la vegetación?
La reserva “Parque Francisco Tau”, como relicto representativo del casi extinguido “bioma del Espinal”, mantiene una interesante variedad de especies. Su vegetación se dispone como
un bosque alto y cerrado, en el que se observan en tres "pisos" o estratos: Alto, o arbóreo, intermedio, o arbustivo, y bajo, o herbáceo.
Entre los árboles, las especies más comunes son los talas, algarrobos, chañares, espinillos, moradillos, sombra de toro. Las hojas pequeñas y las espinas indican que estas son especies adaptadas a la sequedad. Sobre su corteza viven claveles del aire, musgos, líquenes y hongos.
En el estrato arbustivo las especies son duraznillos, de fuerte aroma "salvaje", cactus, aloysias, de agradable olor a poleo, y, junto al río, los antiquísimos equisetos, plantas que habitaron nuestro planeta antes que los dinosaurios...

(*) Profesora en Geografía y ciencias Biológicas
Integrante de Pro.A.Vi.S.

 


¿Qué animales son más comunes?
La fauna más abundante es la de aves. Son comunes los horneros, caserotes o cacholotes, palomas torcazas, benteveos, chingolos, tordos, carpinteros, “plomitos”... cerca de cincuenta especies de aves han sido identificadas.
Cerca del río, coipos, peludos, comadrejas, tortugas, cuises, pueden ser avistados.
Muchos de los mamíferos de mayor tamaño que tuvieron su hogar aquí se han extinguido, a medida que el bosque original se fue fragmentando en relictos. Un ejemplo son las corzuelas, pequeños ciervos que encontraban refugio entre los árboles, y que actualmente sobreviven en algunos lugares de las Sierras Pampeanas.
(*) Profesora en Geografía y ciencias Biológicas
Integrante de Pro.A.Vi.S.

MISIÓN de Pro. A. Vi. S. : AYUDAR A VALORAR LA NATURALEZA EN TODAS SUS DIMENSIONES, PROMOVIENDO LA CONCIENCIA CIUDADANA SOBRE LA NECESIDAD DE PROTEGER Y MANTENER LOS RECURSOS NATURALES COMO UN VALOR CULTURAL, MEDIANTE LA ACCIÓN COLECTIVA, BREGANDO PARA QUE LA REGIÓN VUELVA A DISFRUTAR DE LAS ESPECIES NATIVAS QUE HAN DESAPARECIDO O DISMINUIDO

.


Rio Ctalamochita

Nuestro río, Tercero o Ctalamochita , al atravesar Bell Ville presenta un curso típico de llanuras: con curvas o meandros, con colores castaños que indican la presencia de numerosas partículas disueltas, las que arrastra en el largo camino desde sus nacientes. Bordeado de vegetación autóctona o introducida, en muchos tramos forma un bosque ribereño , donde es posible observar nutrias, peludos, comadrejas, tortugas, cuises. En el curso de agua, diversas aves entre las cuales los biguás, macás, y varias especies de patos son los más frecuentes.

 

 

Reflotar el Club Náutico "El Remo"

Meritorio ejemplo
Cuando no se le da la espalda al Río


Por otra parte, cabe indicar que la idea de los vecinos es reflotar el Club Náutico "El Remo", para que en paseos con canoas o lanchas se pueda volver a disfrutar del paisaje que ofrece el río a su paso por nuestra ciudad.
Asimismo, hay intención de construir caminos seguros por las barrancas, para "que dejemos de darle la espalda a nuestro río y agredirlo permanentemente arrojando basura", expresó uno de los vecinos participantes del operativo.
Otro de los voluntarios señaló: "La triste realidad es que en la actualidad nuestro río solo se ve y disfruta en el trayecto por "La Rinconada" y el Parque Tau y su recorrido hacia El Cuerno, o las travesías desde Morrison o Ballesteros".

 

Después de mucho tiempo
Los bellvillenses redescubrimos el río

Pasaron muchos años, mas de una década para que se concretara una profunda limpieza de las barrancas del río y ahora luce con sus contornos verdosos tallados por la naturaleza, de manera que despierta la curiosidad de los propios habitantes de la ciudad.
Mucho debió insistir el centro vecinal Ctalamochita para esta obra, que reunió a vecinos y distintos comercios e industrias de la ciudad con un objetivo común: limpiar los costados y lecho del río. Fue así que se decidió dejar de darle la espalda y comenzar con el programa "Dale una Mano al Ctalamochita".
La idea de Gustavo Calzolari, uno de los principales movilizadores del felicitado acto, es sumar la mayor cantidad posible para una limpieza verdaderamente "artesanal" del río y de esta manera crear conciencia en su cuidado todo el año.
De esta manera, se pretende reflotar el viejo Club de Remo, y que distintas embarcaciones puedan circular con tranquilidad por nuestro bello río, como así también poder marcar senderos y caminos seguros en las barrancas.
Calzolari lamentó que la Municipalidad no se sume a esta actividad, reclamando al respecto que se le asigne una partida en el presupuesto, ya que la tarea debe ser continua por todo el largo del río a su paso por nuestra ciudad.
Desde el Centro Vecinal Ctalamochita se agradeció especialmente a los  vecinos que se comprometen, como también a los comercios y empresas que entendieron el mensaje y apoyan la iniciativa como Mainero, Cooperativa Sudecor Litoral, Cooperativa de Trabajo Sudeste, MS Ferrucci, Agronomía Líder, Banco Galicia, Groppo Construcción y La Sultana entre otros valiosos aportes.

 

 

El Monte

Por Jorge Bardiz*

Era la época de Frayle Muerto. Esto era “pampa”. Pero no todo era llanura de pastos, y alguno que otro ombú. Había también montes. Lindos montes de los cuales perdura el recuerdo en los nombres de los lugares – Monte Leña, Monte Buey – y de los que quedan algunos relictos en las estancias, los cuales son arrasados cada día, en nombre de la “productividad” sin querer enterarse que el valor del monte es, a la larga, mayor que el de un campo de cultivo degradado.

Pero hubo un monte muy particular, porque estaba junto a un gran poblado. Tan junto, que formaba parte de Bell Ville.

Ir al monte, era casi una aventura. Un lugar lleno de encantos y de atractivos, pero con su cuota de misterio y de inquietud. Se entraba solo a pié – o quizá a caballo – a quién se le podía ocurrir ir al monte en auto! Voces de pájaros, que en el patio, o en la plaza, no había… Árboles ásperos, cerrados en una cortina que tenía el sabor de lo oculto cuando se penetraba detrás de ella….

El monte, al igual que el Río, se había metido muy profundamente en el corazón de los belvillenses. Y también de muchos forasteros que venían a disfrutar de todo lo que ellos nos daban.

Quizá fue por eso que algunos decidieron que, al monte, había que “aprovecharlo” y lo sometieron a un “restyling”: lo cercaron, lo “limpiaron” le “cortaron el pelo (pasto)” lo llenaron de adornos, luces, asadores, etc.etc. Y fue “el parque”

Hasta que nos empezamos a darnos cuenta que nuestro Parque Tau, muy querido, muy usado (abusado), explotado, se nos moría…

No había retoños, solo árboles viejos. No había variedad de hierbas y arbustos, solo césped. Disminuía la variedad de aves…

¡Por eso es que ahora hay que luchar para salvarlo !!!

Luchar contra quienes no entienden que es un RESERVA NATURAL URBANA (la única que queda del antiguo bosque de “el espinal”). Para que nuestros hijos y nietos puedan disfrutar de algo de aquel MONTE que tan sabiamente nos legara don Francisco Tau.

 

*Docente jubilado. Integrante de Pro. A. Vi. S.
contacto: jbardiz@hotmail.com

 

NOTICIAS

Bell Ville señaliza el parque Tau

Especial

Bell Ville., en el marco del Día del Arbol, en el parque Francisco Tau se dejará inaugurada la cartelería de ingreso y el sendero de interpretación de especies arbóreas. La tarea cuenta con el financiamiento de la Municipalidad , Rotary Club y Proavis. La cartelería, diagramada según normas de Parques Nacionales, tiene como objetivo ilustrar al visitante sobre las especies existentes en el parque, a la que se suman mensajes referidos a los cuidados que se deben brindar para mantener en buen estado la reserva de varias hectáreas y principal espacio verde de esta ciudad.

Además, integrantes de Ubes (Unión Bellvillense de Estudiantes Secundarios) plantarán en el lugar árboles autóctonos cultivados en el vivero municipal.

Policía patrulla el río para proteger los dorados

La Policía local se comprometió a patrullar y realizar los controles necesarios en la zona urbana por donde cruza el río Ctalamochita, con el objetivo de preservar los alevinos de dorados recientemente sembrados por la secretaría de Ambiente de la Provincia. El municipio dispuso además, que en el Parque Francisco Tau, donde la mayoría de los bellvillenses se acerca a pescar, la vigilancia de la corriente del agua quedará a cargo de la guardaparque nombrada semanas atrás.

Construirán un paseo en el Parque Tau que llevará el nombre de Leonardo Demaría.

Este proyecto tiene el objetivo de realzar la obra de la talla de este árbol que todos conocemos en el Parque Tau y generar un espacio de contemplación artística, de respeto y conformar un paseo para que todos los bellvillenses podamos disfrutarlo y también cuidarlo”, expresó el edil justicialista.
De seguro la próxima semana y luego de algunos detalles de estudio, el proyecto será aprobado.
La primera idea era colocar el nombre del artista a la calle que une la Avenida el Gaucho y la obra del árbol en la zona del Diquecito, pero encontraron los ediles que ya estaban catastradas, aunque podría modificarse el nombre catastral y que el paseo y esa calle se denominen Leonardo Demaría.



De este modo, el proyecto de Ordenanza resalta en su cuerpo que: “Créase dentro del espacio público ubicado en el Parque Francisco Tau, un lugar de descanso que se denominará “PASEO DON LEONARDO DE MARIA”, y que comprenderá la obra tallada por el mencionado artista”.
En los respectivos artículos se destaca: “DECLARESE DE INTERES LEGISLATIVO a la obra tallada por Don Leonardo De María ubicada en el Parque Francisco Tau, y arbítrense todos los medios para su conservación.
HACER CONOCER la presente a los familiares del ebanista Don Leonardo DEMARIA, a las instituciones educativas de la ciudad relacionadas con la actividad artística, a los medios de prensa locales, y a las Direcciones de Cultura y de Turismo, a efectos que agreguen la referencia de la obra y el paseo creado dentro del Circuito Cultural y Turístico de la ciudad”.
Las obras serán realizadas por la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas.
En los fundamentos de la iniciativa, se expresa que hoy “queremos rendirle este merecido homenaje, sintiéndonos orgullosos de haber contado con su talento, y en consecuencia, denominando al espacio contiguo al árbol tallado, “Don Leonardo DEMARIA”, un paseo que sirva de recreación a los caminantes y de contemplación artística de tan hermosa obra, con el firme propósito de que nuestras futuras generaciones no olviden a quien fuera uno de los más encumbrados artistas de la madera que nuestra ciudad vio nacer, y reconociendo desde este Departamento Ejecutivo y el Concejo Deliberante los méritos y obras que dejara como legado para nuestra ciudad”.

 

 

Publicite en www.BellVille-web.com.ar

La página es la mas visitada de la ciudad gracias a su inmejorable posicionamiento en los buscadores (Google)esta recibe cientos de visitas diarias por sus contenidos informativos sobre eventos en nuestra ciudad como así también links, fotos y todo lo relacionado a actividades en Bell Ville.

Le ofrecemos

  • Avisos con movimiento en flash de su producto o empresa
  • Link a su sitio web (De no tener sitio web le ofrecemos un espacio en nuestra web)
  • Distintos tamaños y ubicaciones
  • y mucho más....

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Informa Bell Ville

 

© 2009 - BELLVILLEWEB.com.ar